Esta es la crónica de la noche del 14 de Agosto, en Córdoba. Cuando celebramos la primera actividad de observación astronómica de la lluvia de estrellas. Agradecemos a todos los asistentes y a AstroCórdoba su participación. Que quedará sin duda en el recuerdo de todos los que asistimos. Aquí os lo contamos.

Un Baño de Estrellas en Sierra Morena

Después de semanas de preparación y de toneladas de ilusión, estuvimos todo el día preocupados mirando el cielo encapotado. Las previsiones no eran muy halagüeñas. Y si se mantenía ese cielo no hubiéramos podido ver ni una estrella. Por más que nos alejáramos de la contaminación lumínica de la ciudad de Córdoba. Afortunadamente, cuando llegaos había algunos claros que nos permitieron comenzar la actividad. Y un rato después el cielo se aclaró lo suficiente para permitirnos contemplar el cielo de verano y la lluvia de estrellas.

Un poco antes de las 22h llegó el bus a nuestro encuentro en la glorieta de la Media Luna, en Avd. República Argentina. Una vez llegaron todos los asistentes, pusimos rumbo al Parque Periurbano de Los Villares, a los pies de Sierra Morena. En el autobús ya fuimos explicando el por qué de preparar este evento. Y la esperanza de que se despejaran las nubes cuando llegáramos a nuestro destino.

Allí nos recibió José Manuel de AstroCórdoba. Y nos acompañó hasta el lugar exacto, una explanada sin arboleda alrededor. Que nos permitió contemplar el firmamento. La noche, casi de luna nueva, nos daría la oscuridad suficiente para distinguir las estrellas más pequeñas. Sobre todo teniendo en cuenta que estábamos a muy pocos kilómetros de la capital.

Nada más llegar tuvimos una pequeña desilusión. El cielo permanecía cubierto y apenas se veían estrellas. Aún así, pudimos ver el planeta Saturno con sus anillos en torno a él. A través de los telescopios que como grandes ojos casi parecían ignorar las nubes. Pudimos disfrutar de la interesante explicación del personal de AstroCórdoba sobre todas las curiosidades del firmamento. Y su relación con el mundo árabe. En especial con la ciudad de Córdoba que fue durante muchos años el centro de la cultura y saber mundiales.

Conforme iba entrando la noche, el cielo se fue despejando hasta que quedó completamente visible, lo que nos alegró a todos. Pudimos ver la serpenteante constelación de Casiopea, la galaxia de Andrómeda que es el objeto visible a simple vista más alejado de la Tierra, la Vía Láctea, el famoso carro de la Osa Mayor y gracias a sus dos estrellas apuntadoras, Merak y Dubhe localizamos la Estrella Polar que ha indicado el norte a todas las civilizaciones que que han pasado antes que nosotros. También pudimos contemplar algunas estrellas dobles como Mizar, en la Osa Mayor, o Albireo en la constelación del Cisne, y que también fue usada por muchas culturas para determinar la agudeza visual de los cazadores o guerreros, puesto que si las podemos distinguir a simple vista, significa que nuestra visión es perfecta.

En un momento de la noche, los chicos de AstroCórdoba llamaron nuestra atención apuntando con su potente puntero láser hacia una “estrella” muy luminosa y que se movía rápidamente por el horizonte norte. Era la Estación Espacial Internacional que decidió hacernos una rápida visita.

A lo largo de la noche algunos asistentes lograron ver alguna Perseida, pero fue una en concreto la que nos dejó fascinados. Cruzó el firmamento de un lado a otro con una potente luz y dejando tras de sí una gran estela, lo que produjo el unánime “oohhh” de los asistentes. Seguidamente, todos cerramos los ojos y pedimos un deseo.

¿Qué deseo hubieras pedido tú?
¿Querrás acompañarnos el año que viene? Estate pendiente de nuestras redes sociales y de este blog.

Fue una noche muy especial que permanecerá siempre en nuestro recuerdo y que, sin ningún género de duda, repetiremos cada año.

¡Te esperamos!

2 opiniones en “Un Baño de Estrellas en Sierra Morena”

Comentarios cerrados.