El nuevo día, de Luisa Castro Legazpi


La lluvia caminaba con pasos de gacela
Con alas de pájaro las nubes te llevaban
El nuevo día de un reino
Frugal como la espuma
Te saludaba.

Ir al almanaque
Planes que apetece hacer cuando llueve

Planes que apetece hacer cuando llueve

No falla, cuando llueve a todos nos apetece estar resguardados del frío en casa. Bajo las mantas, viendo una película o leyendo un libro y acompañados de un té caliente. Nos dan ganas de huir de la entropía de la ciudad y sus suelos mojados. Llenos de paraguas, atascos y transportes atestados de personas. Que intentan llegar puntuales a su destino. Esta podría ser una idea perfecta para un día de lluvia. ¡Pero hay muchas más! Así que, saca tu sonrisa, tus botas de agua y tu chubasquero. ¡Que tenemos planes!

Menos redes sociales y más slow movement

Menos redes sociales y más slow movement

En un mundo globalizado donde la tecnología nos absorbe cada vez más, ha surgido una nueva tendencia. Dejar a un lado las redes sociales. Hasta los millennials dicen adiós a su rutina digital para centrarse cada vez más en sus vidas reales. ¿Querrá decirnos este hype algo sobre la importancia del slow movement?

Renovando los sueños

Un año nuevo para entrar a vivir y estrenando sus muebles y paredes. Tan nuevo y tan limpio como un vestido recién comprado o un juguete que acaban de dejar los Reyes o un perfume que todavía no se ha abierto o un manjar que se ha sacado ahora mismo del horno o una risa que aguarda en el pecho para salir cuando acabe el relato de un chiste.

Recordemos aquí que Gabriel García Márquez decía así en el primer párrafo de su maravillosa novela Cien años de soledad:El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.

Algo semejante puede decirse del mundo de este lustroso 2019, en el que tal vez no habrá que señalar todas las cosas con el dedo, porque cada asunto y cada objeto tienen nombres que conocemos, pero en el que sí habrá que acariciar todas las cosas como si fuera la primera vez que se tocan y habrá que llamar a todas las cosas como si estuviéramos inventando las palabras que las nombran.

Enero de renovación y comienzo.

Enero que no mira a su espalda, porque el año que se fue ya no volverá nunca.

Enero de ir cumpliendo esos bellos propósitos que cada cual se hace, o al menos de intentarlo: dejar de fumar, caminar todos los días, hacer deporte, manejar siempre el diálogo para solucionar conflictos, ordenar los papeles, leer más libros, calibrar los gastos, dormir más horas.

¿Quién de nosotros no se ha hecho una lista larga o breve de buenas intenciones?

¿Quién no ha pensado que debe empezar una nueva vida?

Renovarse o morir. O lo que viene a ser lo mismo: dar por acabado lo que suponía un lastre en nuestro globo viajero, concluir lo que se quedó a medias o sin hacer.

En esta nueva página blanca sobre la que escribir el presente y apuntar algunas notas para el futuro, sería recomendable anotar un milagro de la naturaleza, al margen si se quiere, en una esquina del cuaderno sin que parezca osadía, en la con la letra muy pequeña o muy grande, nunca a medias tintas, anótese: el agua purifica.

Algo tan simple como sorprendente en su compleja sencillez. Escríbase porque lo que se escribe queda. Y porque el agua se lleva los residuos, el agua calma la sed de la inquietud, el agua desriza la maraña de las ideas, el agua limpia las sombras del espíritu y el agua colma el vaso de nuestra experiencia.

Por eso el Hammam y sus aguas nos esperan con los brazos abiertos, ofreciendo su cobijo y su sapiencia. No esperan si deseamos renovar nuestros sueños y sobre todo para que no los olvidemos; para lavar aquello que nos ha ido manchando por dentro y así estrenemos pensamientos y acciones tan puras y frescas que de pronto nos harán descubrir que cada año la vida merece mucho más la alegría de ser vivida.

Las poetas del Al Ándalus

Las poetas de Al Ándalus

Poco leemos en la actualidad de los versos que hicieron soñar a nuestros antepasados andalusíes. Aunque fue un género muy cultivado durante aquella época, sobre todo se recuerdan a los autores masculinos. Sin embargo, existieron también en aquella época mujeres que se expresaban con poemas y dejaron constancia de su voz a través de la poesía. Las poetas de Al Ándalus

5 rutas para conocer una Granada diferente

5 rutas para conocer una Granada diferente

Dijo William Shakespeare que “todo viajero guarda a Granada en su corazón, aún sin haberla visitado”. Lo que no mencionó el dramaturgo es que la ciudad de la Alhambra ofrece tantas caras al visitante, que su alma se torna camaleónica. Un mosaico que nos hará recorrer, sin remedio, una cara dotada de una belleza eterna. Elijamos el atajo que elijamos. A pesar de los siglos de su existencia. ¿Con cuál de estas rutas te quedas?