Merced a la colaboración que  Hammam Al Ándalus Madrid realizó con Kaé Cosmetiques, hablamos de cosmética árabe explicando algunos de los productos de belleza más utilizados de procedencia árabe, como el khol, la henna o el aceite de Argán.

¿Qué productos de cosmética usan los árabes para resaltar la belleza natural?

 Khol o kahal

Cuando pensamos en una belleza árabe, nos viene a la cabeza unos ojos negros profundos, que le aportan ese característico halo de misterio que atribuimos a estas miradas.

Su uso se remonta al antiguo Egipto o La India. Ese característico sombreado oscuro alrededor de los ojos se utilizaba para evitar los dañinos reflejos y brillos de los rayos de sol, como si de unas gafas de sol se tratara.

 

Cosmetica arabe, unas pinceladas de belleza
Foto: Stuti Sakhalkar

 

Usado tanto por hombres como por mujeres, el khol tiene cualidades purificantes, combate las irritaciones, protege del viento, del sol, del humo o el polvo e incluso es utilizado a modo de colirio. Resalta el blanco de los ojos, da profundidad y magia a la mirada. De hecho en el mundo árabe esto es considerado un importante factor de seducción.

El sombreado con khol es un polvo fino de mica y sulfuro de antimonio. Se aplica con un palito de naranjo, o con el dedo si queremos un efecto más suave.

Henna

La henna o al-hinna es otro elemento muy típico de la cosmética árabe. Se usaba para el cabello desde tiempos inmemoriales, se implantó en el mercado occidental como tinte de pelo semipermanente.

 

Cosmetica arabe, unas pinceladas de belleza
Foto: Stuti Sakhalkar

 

La henna, se extrae de la lawsonia inermis, una planta cuyas hojas se secan y pulverizan obteniendo un fino polvo utilizado para teñir; inicialmente tras el secado y pulverizado, tiene un color verdoso que es corregido posteriormente por la adición de una serie de aceites, obteniendo el color final. La planta crece en regiones con clima cálido como Egipto, La India o China.

La henna aparece alrededor del año 3000 a.C. en Egipto, en donde se utilizaba para los faraones entre otras cosas durante los rituales de momificación. También hay vestigios de su uso en La India por sus propiedades sanativas.

Dirante siglos y siglos, la henna ha venido siendo utilizada en tratamientos para el cuidado del cabello. No cambia la composición química capilar, por lo que no le produce ningún daño. Es más, cubre el pelo con una capa protectora que aumenta su grosor y el cabello se fortalece, obteniendo brillo y volumen. Sus propiedades astringentes y antibacterianas acaban con la seborrea y eliminan la caspa. ¡Todo un regalo de las antiguas civilizaciones!

 

Aceite de argán

Es un aceite de origen magrebí, que por sus cualidades cosméticas está introduciéndose firmemente entre los componentes tradicionales de las marcas más comerciales de productos de belleza.

El argán es un árbol que crece en de forma salvaje y espontánea en Marruecos y en algunas partes de México y Andalucía (aunque en producciones mucho menores).

El aceite de argán es denominado “el aceite más caro del mundo”. Para la cultura bereber tiene un carácter casi sagrado, de hecho, las madres bereberes dan aceite de argán a sus hijos antes que la leche materna en señal de respeto.

El aceite de argán  aceite extraído casi exclusivamente por las mujeres, lo que hace que sea una bendición que en esos lugares las mujeres tengan trabajo e ingresos. La producción de aceite de argán es uno de los pilares de la economía rural de la zona de la que dependen directamente unos dos millones y medio de personas.

El aceite de argán ha sido durante siglos el componente básico de la dieta de las tribus bereberes, aparte de que es uno de los elementos más importantes en la medicina tradicional.

Es  rico en ingredientes naturales que desempeñan un papel en la renovación y regeneración celular. En la farmacopea tradicional marroquí, el aceite de argán se adopta para los tratamientos corporales para combatir los estragos de la edad y el clima: funciona perfectamente en las arrugas y sequedad de la piel, reduce las huellas visibles dejadas por granos de acné, secuelas de la varicela, y otras lesiones de la piel o irritaciones de dichas marcas de estriamiento. Es extraordinario en los casos de  quemaduras y grietas, eccemas, psoriasis o cualquier alteración que guarde relación con la piel. Devuelve el brillo al cabello iluminándolo de nuevo a través de su alta capacidad nutricional y fortalece las uñas quebradizas. Por último, el aceite de argán alivia el dolor en las articulaciones y es muy popular para masajes corporales.

Contiene abundante vitamina E, que combinado también con vitamina A supone un importante arma contra los radicales libres, causantes del envejecimiento de la piel.

La empresa Kaé Cosmetiques  ha creado la argaterapia, el arte de combinar el aceite de argán con aceites esenciales entre los más exclusivos del mundo.

 

Estos son los principales productos de cosmética árabe que se suelen usar. Todos ellos naturales y con cientos de años de historia, aunque a pesar de ello, se siguen utilizando con el fin de resaltar la belleza natural y de continuar con una tradición única.