Igual que la Casa Azul de Frida Kahlo en Coyoacán es una de las visitas obligadas si te gusta el arte y pasas por México, la Huerta de San Vicente en Granada es uno de esos rincones donde al respirar encontrarás la esencia de uno de los escritores más universales de nuestra historia, Federico García Lorca.

La casa de Lorca, el poeta eterno

Hace unos días se celebró el aniversario de la muerte del poeta. Pero hay genios que son inmortales y el granadino seguirá vivo con su obra para siempre.

La casa de Lorca, el poeta eterno

La Huerta de San Vicente se encuentra en pleno centro de la ciudad de Granada, en el parque situado en calle Neptuno que lleva el mismo nombre del poeta. Antes, cuando Lorca soñaba con amores lejanos y poemas de luna, todo ese terreno correspondía a la famosa vega granadina. Aunque durante todo el año vivía en el pueblo de Fuente Vaqueros, la familia García Lorca tenía ubicada allí su casa de verano y disfrutaron de la época estival granadina entre los años 1926 y 1936.

Trazos de la vida del poeta

Allí el poeta escribió algunas de sus obras más importantes. Y fue allí también, tristemente, donde pasó sus últimas horas de vida, antes de que fuera detenido y asesinado cuando comenzaba la guerra civil española. Esta casa conserva algunos de los muebles, cuadros y enseres que se alojaban allí cuando el Ayuntamiento de Granada compró la vivienda. El escritorio del poeta, el gramófono donde escuchaba música, el piano de media cola donde interpretaba sus coplas… Todo lo que formaba parte de la vida del poeta.

La casa de Lorca, el poeta eterno

Casi todos son objetos que pertenecieron a la familia García Lorca, aunque nos se ubicaran en este domicilio normalmente, ya que, con el paso de los años, han ido modificando las estancias. Otros elementos del mobiliario son réplicas de lo que había en una casa de esa época, necesarias para contextualizar históricamente al visitante.

Lo literario y lo doméstico

Esta casa intenta hacer comprensibles algunos de los aspectos de la vida y la obra de Federico García Lorca. Es inevitable que en ella se mezclen lo literario y lo doméstico; lo científico y lo turístico; la memoria y el mito de este poeta universal. Pero, lo que es seguro, es que el visitante saldrá con un conocimiento más amplio de la vida y obra del poeta.

La casa de Lorca, el poeta eterno

Si la visitas encontrarás dos áreas diferenciadas. En una se encuentran las estancias de esta casa de verano: recibidor, sala de piano, cocina, dormitorio… Además de obra plástica de algunos artistas coetáneos y amigos de García Lorca como Dalí, Rafael Alberti o Hermenegildo Lanz. Otra de las áreas es la sala de exposiciones, que ocupa tres habitaciones. Allí pueden disfrutarse exposiciones temporales y la exposición permanente, que cuenta con dibujos, manuscritos y fotografías de Federico García Lorca y pertenecen a la Fundación Federico García Lorca.

La ciudad de Granada abrió las puertas de esta Casa-Museo al público en 1995. Hoy en día es uno de los centros culturales más importantes de la sede de la Alhambra. Por allí han pasado y pasan ciudadanos de todas partes del mundo. Algunos célebres se encuentran ya en la galería de fotografías de la Huerta de San Vicente, como la cantante y poeta Patti Smith, el guitarrista de Mali Alí Farka Touré o los escritores Enrique Vila-Matas o Simona Vinci. Y es que, como decía el cantautor, poeta, escritor y filósofo argentino Facundo Cabral, podrán matar al hombre, pero al poeta jamás.

Fotos de las visuales del proyecto Lorca y Granada en los jardines del Generalife.