Toda ciudad tiene expresiones, onomatopeyas y palabras que la caracterizan… Ese sentimiento de pertenencia a un sitio trasciende al lenguaje y también expresamos a través de la comida, las bebidas, las tradiciones, las celebraciones y las fiestas. Y, por supuesto, no hace falta haber nacido en un lugar para sentirse parte de él. Así que, si eres oriundo de Granada o has pasado mucho tiempo aquí… entenderás todo esto que te vamos a contar en este post.

Sabes que eres de de Granada si…

10 cosas que solo entenderás si eres de Granada

1- Dices Graná en vez de Granada. ¿Donde vas pronunciando todas las sílabas? Ese particular acento de la Andalucía oriental que tienen los granaínos (que no granadinos) hace que la verdadera forma de pronunciar su nombre, desde el Zaidín hasta el Albayzín, pasando por La Chana y el Realejo, sea Graná.

2- De vez en cuando se te suelta un FOH. “Foh, compae”… Esta expresión traslada un sentimiento negativo, es una manifestación de apatía. Cuando se la escuchamos a un granaíno, tal vez signifique que acaba de recibir una mala noticia o está experimentando algo que no es de su agrado.

10 cosas que solo entenderás si eres de Granada
Ilustración del libro “Graná contá en Ná”

3- Pides una Milno. Los demás habitantes del mundo pueden pedir una Alhambra 1925, pero los granaínos se ahorran las demás letras y van al grano pidiendo una Milno. Ya nos lo contaba el portugués André França en su libro Graná contá en ná, una joya editorial que repasa todos los iconos que representan a la ciudad de Granada.

4- Utilizas expresiones como “la vin compae”, “cuchi, ¡qué bonico!” o “espérate una mihilla o una mititilla”. En Granada es normal que escuchemos la terminación ico: bonico, pequeñico, trocico, ratico, tapica, cervecica… Aunque también está la salailla y la mititilla. Y se puede estar apollardao, ehnoclao, ennortao y hasta enjaretao.

5- Vas de tapas: Eres de Granada si te tomas una cerveza con su tapa de arroz en Casa Torcuato en el Albayzín, por ejemplo. Nadie mejor que un granaíno para saber cuáles son los mejores sitios para tapear: La Chana, el Zaidín, la Plaza Bib-Rambla, el Paseo de los Tristes, Pedro Antonio, Camino de Ronda… Aunque todo hay que decirlo, ¡ay, amigo! ¡No existe rincón en Granada donde se tapee mal!             


Esta foto de Bar 20 d´Tapas es cortesía de TripAdvisor

6- Visitas el barrio de los greñúos: Solo un granaíno sabe que cuando decimos barrio de los greñúos hablamos del Realejo. Hay muchas teorías asociadas a este característico mote. Una de ellas relaciona el término greñúo o greñudo con las melenas de rizos que solían llevar en la época en la que el barrio era judío.

7- Cuando sales fuera y tienes que pagar las tapas en otra ciudad dices eso de “pues en Graná son gratis”. Y, además, añades que en Granada con dos tapas ya has comido. Abundantes y de buena calidad, ¡la buena fama que tienen las tapas de Granada es totalmente verdadera!


This photo of The Alhambra is courtesy of TripAdvisor
8- Has buscado tu casa desde la Torre de la Vela. Hay muchas cosas que caracterizan a un granaíno de pro, una de ellas es subir hasta la espectacular Torre de la Vela en la Alhambra y, desde sus vistas panorámicas hacia la ciudad de Granada, buscar el lugar donde se encuentran ubicado su hogar. Aunque también te harás fotos en muchos de sus preciosos miradores, el más demandado es el Mirador de San Nicolás.

9- Sabes de qué va eso de la malafollá. Los habitantes de Granada tienen fama de tener malafollá. Una peculiar forma de enfrentarse a la vida. Un particular sentido del humor. Una manera de afrontar las relaciones con los demás. Algunos dirán que son agrios o ariscos, pero quien los conoce bien sabe que la malafollá puede ser una característica muy entrañable. Ojo, al igual que todos los gaditanos no son graciosos, todos los granaínos no tienen malafollá.


This photo of Cafe Futbol is courtesy of TripAdvisor
10- Acabas desayunando chocolate con churros en el Café Fútbol después de una noche de fiesta. ¡No falla, es un clásico! Si acabas trasnochando y pidiendo churros con chocolate en este mítico lugar situado en la Plaza de Mariana Pineda, ¡eres de Granada, aunque no hayas nacido aquí! También si sabes que los mejores piononos se venden en la pastelería la Ysla y que el útlimo domingo de septiembre se celebra el “Día de la Virgen” y es típico desayunar o merendar la torta de la virgen. Aunque si buscas una merienda para todo el año, una Maritoñi y un Puleva son la combinación ganadora.