— Blog Hammam Al Ándalus

El turismo rural puede ser un gran plan para esta Semana Santa

El turismo rural puede ser un gran plan para esta Semana Santa

Ha llegado la Semana Santa y en las ciudades de Hammam Al Ándalus por unos días lo que más apetece es ‘comerse’ la calle: Buscar el mejor rincón para disfrutar (en su faceta de arte, religiosa o cultural) de las procesiones es casi una obligación durante la llamada Semana Mayor.

No obstante existen algunas alternativas que debemos recordar para aprovechar el tiempo libre que estas pequeñas vacaciones primaverales nos brindan:

1)      Los Museos.

Están muy cerca de ti, en tu ciudad, y es probable que hayan pasado meses desde la última vez que planificaste realizar un plan puramente cultural. Quizá es el momento de pasarte por esa exposición; de recordar el patrimonio tan rico que hay cerca de tu casa o de interactuar con las miles de opciones que ofrecen espacios como el Parque de las Ciencias de Granada, el Museo Arqueológico de Córdoba, el Prado en Madrid o el Thyssen  de Málaga.

2)      Ir al Cine.

Tanto si eres cinéfilo como si eres ‘de los que se duermen’, ir al cine es mucho más que acudir a ver una película: la planificación, la elección del filme, palomitas, refresco, nachos… ¿Has visto los estrenos de esta Semana Santa?

Tanto si eres de los que gustan del cine patrio, como si prefieres las ‘americanadas’, el cine es cultura y además, te alejará un poco del bullicio y las aglomeraciones.

3)      La playa.

Es posible que ya te lo hayas planteado. Es casi la primera alternativa que viene a la mente cuando se piensa en planes alternativos en Semana Santa. El sol ya llegó y apetece disfrutarlo en la arena y probar a ver si el agua no está demasiado fría. Quizá es el mejor momento para volver al chiringuito o simplemente de disfrutar de extensos paseos por la playa o el Paseo Marítimo.

4)     La nieve.

Si eres un apasionado de los deportes de nieve, o si simplemente quieres pasar un día muy especial disfrutando del monte nevado, sabes que en Sierra Nevada la temporada se mantiene hasta Mayo… es muy buena oportunidad esta semana santa para subir a la sierra, y luego bajar a Granada o a Málaga para darse un reconfortante baño en Hammam Al Ándalus

5)    ¡La nieve y luego la playa!

Andalucía, Sierra Nevada es uno de los pocos sitios en los que con un par de horas de diferencia puedes estar tumbado en la nieve y luego bañándote en el Mediterráneo, ya sea en la costa granadina o en la malagueña.

En cualquier caso, para endulzar tu piel se hace mandatorio un buen baño en nuestros hammams…

6)      La gastronomía

Vayas donde vayas… nos atrevemos a decir que en cualquier parte de nuestro país, podrás encontrar algo especial, delicioso y digno de conocer. El turismo gastronómico ya sea como objetivo per se, o como complemento a cualquiera de las otras opciones, es algo que no podemos dejar de probar… Nuestras cuatro ciudades son bien conocidas por sus joyas gastronómicas. ¡¡¡Descúbrelas!!!

7)      El hogar.

El día a día, muchas veces nos impide disfrutar de casa. Nos levantamos temprano, salimos a la calle, vivimos el trajín diario, almorzamos fuera… total, que cuando llegamos a nuestra casa a última hora del día, lo único que nos apetece es poner un ratito la tele antes de volver a la cama.

Vienen unos días libres estupendos para DISFRUTAR (con mayúsculas) de nuestro hogar: hacer ese pequeño cambio en la decoración que queríamos probar, de desempolvar los juegos de mesa para sentarse alrededor de la mesa junto con la familia, redescubrir lo bien que se echa la siesta en esa hamaca que compraste el año pasado…

8)      El pueblo.

Admítelo: Tú también tienes pueblo. Si no el tuyo, el de tus padres o el de tus abuelos. Si no lo tienes, búscatelo. El turismo rural no solo te ofrece un plan alternativo, sino que es una oportunidad para disfrutar de la naturaleza, ampliar tus horizontes gastronómicos y compartir experiencias de las que el resto del año hay pocas posibilidades de vivir. Si, además, supone una vuelta a tus raíces, mejor que mejor, ¿no?

9)    Escapadas rápidas

Este tiempo libre es ideal si prefieres hacer rápidas incursiones, un día al campo, otro de compras, una tarde de tertulia con los amigos… en fin, organízate antes y aprovecha para disfrutar de esos pequeños placeres que el día a día siempre nos impide disfrutar… y entre esos placeres, por supuesto, también nos referimos a a que vengas a bañarte…

10)      En cualquier caso: Disfruta de los baños árabes.

¡Qué te podemos decir! Disfrutar de una experiencia única: evadirte por un rato de todo. Solo o en compañía para disfrutar de la sala fría, la caliente y, por supuesto del masaje. Como plan para maximizar el descanso no está nada mal, ¿no?

detalle2-relax

¡pásalo bien!

Texto completo

Fuete: Wikipedia

Cuando ya por estas fechas los naranjos empiezan a mostrar fragantes flores abiertas, se puede decir que es primavera en Andalucía. Muchas avenidas, plazas y patios repletos de naranjos en flor perfuman las calles de los cascos antiguos en muchas ciudades de nuestra tierra. Es un olor, una luz que nos saca del invierno y nos adentra a las suaves y deliciosas sensaciones de la primavera.

Justo hoy, a las 17:57h entra la primavera. Pero nosotros ya llevábamos percibiendo notas de primavera desde hace algunas semanas, en que los naranjos de nuestras ciudades empezaban a despuntar hermosas bolitas blancas que poco después estallaron en blancas flores arracimadas entre el verde de sus hojas.

Las calles se llenan de ese olor tan característico. El olor a azahar, que así llamamos a la flor del naranjo, y que embriaga y cautiva al que lo percibe.

En Córdoba, precisamente por eso, y como homenaje al patio de los naranjos de la Mezquita Catedral, la esencia que utilizamos en uno de los aceites para el masaje es la de flor de azahar.

Sus propiedades Sedantes y digestivas son altamente conocidas desde muy antiguo. Alivia las tensiones nerviosas, ayuda a conciliar el sueño y a combatir el cansancio físico y al igual que el fruto, contiene gran cantidad de vitamina C.

En las calles solemos encontrar el naranjo amargo, naranjo de Sevilla o bigarade, originario del lejano oriente, fue traído por los árabes “desde más allá del Ganjes”. El autor de tratados de agronomía árabes Abu Zaccaria trata extensamente del cultivo los naranjos y limoneros en Al Ándalus, siguiendo aún en práctica muchas de las técnicas que éste y otros expertos agrónomos andalusíes establecieron en la Edad Media.

 

Citrus_aurantium_-_Köhler–s_Medizinal-Pflanzen-042

Fuente: Wikipedia

Debido al amargor de su fruto y a su enorme resistencia en nuestro clima, pronto se comenzó a utilizar como árbol ornamental en muchos de los jardines y calles de Al Ándalus, costumbre esta, también, que se mantiene hasta nuestros días para nuestro orgullo y deleite cotidiano.

 

No obstante, aunque el fruto no es muy apreciado en nuestro país, sí tiene aplicaciones culinarias, como las confituras de naranja amarga, la elaboración de licores y esencias de naranja y muchos remedios de la medicina naturista. Quizá por ser un recurso tan cotidiano, le hayamos prestado menos atención e importancia de la que le prestan muchos extranjeros que ven en nuestros árboles cargados de naranjas un tesoro de alto nivel gastronómico.

 

En definitiva, ya es primavera porque los naranjos están en flor, o los naranjos están en flor porque ya es primavera. En cualquier caso, disfruta de las sensaciones y acuérdate de esto cada vez que huelas una calle llena de azahar. Siente Al Ándalus en nuestra esencia cotidiana.

 

Texto completo

'jamsa'

Imagen: Wikipedia Creative Commons

Probablemente habéis visto esta imagen en multitud de ocasiones, especialmente si os gusta pasear por mercados artesanales, o habéis visitado los barrios de las juderías de cualquier ciudad andaluza. Se trata de la ‘jamsa’, actualmente se ha extendido como amuleto de protección personal o de una vivienda, pero ¿queréis conocer su origen?

 

El origen de esta imagen, una mano abierta a veces con un ojo dibujado en el centro de la palma, llamado ‘hamsa’ o ‘khamsa’ es incierto. Se encuentra tanto en la cultura árabe, como la judía o la cristiana.

En su origen, tanto para musulmanes como para judíos tenían un significado religioso, representa a los cinco pilares del islam para los primeros, y el pentateuco para los segundos. Para los cristianos se convirtió en un amuleto o talismán protector, semejante a la Cruz de Caravaca, que protegía contra el mal de ojo, los celos y la envidia. Su uso estaba muy generalizado pero  Carlos V llegó a prohibir su uso.

Sin embargo, el origen primitivo de esta representación puede ser mucho más antiguo. Algunas referencias la datan como una representación de la diosa Tanit, la más importante de la mitología cartaginesa, diosa de la Luna y la fertilidad.

Según la cultura existen diferentes leyendas en torno a este místico objeto. Para la cultura árabe, donde es llamada Mano de Fátima u Ojo de Fátima se relaciona con la paciencia y la fidelidad, además de la protección, ya que su origen se atribuye a la desdicha de Fátima. Fátima se encontraba en casa preparando la cena cuando su marido llegó a casa acompañado de una nueva concubina o amante, Fátima estaba profundamente enamorada de su esposo, así que llevada por la decepción y la rabia de no ser la única mujer para él, introdujo la mano en un cazo hirviendo. Este hecho ha suscitado que en algunos lugares se use como protección contra la infidelidad.

Para los judíos, es la Mano de Miriam, símbolo religioso. En la actualidad algunas ONGs que trabajan por la paz en Oriente Medio lo han adoptado como símbolo de la convergencia cultural de las diferentes culturas. También ha llegado a la India y a algunas zonas de Asia, como talismán de protección. Incluso en algunas zonas de Norteamérica se considera un protector en las catástrofes naturales.

Este símbolo se ha conservado con el tiempo y aún hoy podemos encontrar ejemplos de la mano de Fátima de la época del Al Ándalus en ciudades españolas. En la Puerta de la Justicia en la ciudad de la Alhambra, en la Torre del Homenaje del Castillo de la Atalaya en Alicante, y en los Sótanos islámicos del Cardenal Cisneros en Toledo se pintó con el fin de proteger la casa y la familia.

Texto completo

En la poesía o en los retratos hilvanados con palabras de Machado, Granada era agua. Discurría, permanecía oculta y lloraba sus penas en la Alhambra. La ciudad nazarí sigue conservando las acequias, estanques, fuentes y aljibes del tiempo gozoso en que los Reyes Católicos no disputaban todavía su dominio. El preciado legado musulmán no se diluye con el tiempo y hoy queremos rendirle homenaje en nuestro blog rescatando parte de su historia.

Ya en el siglo XI, las manos de quienes adoraban a Mahoma y creían en la expansión de su reino tras su muerte, construyeron la red hidráulica del barrio del Albaycín. Un valioso vestigio situado en la Placeta del Cristo de las Azucenas, junto al parque de Santa Isabel la Real.

El Aljibe del Rey, la reserva de agua más preciada

Pero había un lugar donde todos ponían sus ojos: El Aljibe del Rey, uno de los más importantes por su gran capacidad: 300 m3. Abastecía por sí mismo a los palacios de la corte zirí y a todos los colindantes a la Alcazaba. Las bóvedas que lo recubren están agujereadas. Por esos huecos se recogía la lluvia para asegurarse, en épocas de carestía, las reservas necesarias. Esta agua se potabilizaba posteriormente a través de un proceso bien diferente al actual.

Su antiguo depósito, o cisterna, tiene poca hondura y se conserva en buen estado, igual que el canal de derivación que daba paso al agua desde el ramal al aljibe. Que permanezca en buenas condiciones después de los siglos que han pasado se debe a que en aquella época el mantenimiento de estas construcciones era un asunto prioritario en la política árabe. Dependía la estabilidad y supervivencia del territorio y sus gentes.

Y es que los aljibes fueron pensados para el aprovechamiento del bien más preciado. Aunque ya con los Reyes Católicos al mando, se convirtió en objeto de comercio. El Teniente de Alcaide de la Alhambra, Fernando de Contreras, abrió la veda en 1605 vendiendo el agua del aljibe a los aguadores para que éstos, a su vez, la vendiesen en la ciudad. Los perjuicios de los vecinos de la fortaleza nazarí acabaron en peticiones al Rey Felipe por su derecho de abastecerse del agua granadina sin ninguna traba.

Si quieres saber más sobre los aljibes granadinos te recomendamos visitar Fundación Agua Granada, donde podrás consultar rutas y visitas guiadas. Después de esto, nada como sumergirte en las aguas de Hammam Al Ándalus. Déjate llevar por tu imaginación y traspórtate a la mágica época andalusí.

Texto completo

Ritual Masaje Hammam Al Ándalus

Son muchas las parejas que acuden a nuestros baños árabes para vivir juntos un momento único, en un ambiente íntimo que invita a la relajación, donde los sentimientos se encuentran a flor de piel. Porque cada uno lo vive a su manera, le hemos preguntado a 10 personas qué piensan que hace especialmente romántica la experiencia Hammam Al Ándalus. Estas son sus razones :)

1. Ana Valenzuela: “Ir con mi pareja a disfrutar de los baños árabes es relajante y romántico porque el olor, la luz, la música.. incitan a sentirse bien contigo misma y mejor aún si estás acompañada de la persona que quieres”.

2. Rocío España: “Hammam Al Ándalus crea una atmósfera íntima, donde la pareja se puede relajar y mirar a los ojos, olvidar el tiempo y conectar o re-conectar degustando té y un baño con tu amor”.

3. Isabel Arroyo: “Porque cuando la pareja pasa junta momentos de relax, se disfruta más de lo mejor del uno y del otro”.

4. Enrique Cortés: “Se convierte en una experiencia romántica porque aparecen sentimientos escondidos en la pareja. La relación contacto-visual en ese medio, apoyada de un ambiente íntimo incrementa la afinidad entre ambos. Surge en esos momentos las emociones y actitudes propias del amor”.

5. Gonzalo Sánchez : “Me parece romántico ir a Hammam con mi pareja por las sensaciones que provoca, la relajación, el silencio, el agua…Sólo estás tú con tu pareja, cierras los ojos y el tiempo se detiene”.

6. Armando Rubio: “Hacer este tipo de cosas te une más a tu pareja. Estás disfrutando de momentos juntos, que más tarde se convertirán en recuerdos imborrables”.

7. Liliana Ramírez: “Me gusta ir a los baños árabes con mi pareja por la atmósfera de tranquilidad que se respira, donde realmente puedes evadirte del mundo. No hay nada que te distraiga en ese momento íntimo para los dos”.

8. Raúl Blanco: “Creo que es una experiencia muy romántica, además de saludable. Te aporta bienestar a tí y a tu pareja, y eso ya son razones suficientes para ir muy a menudo con mi novia”.

9. Francisco Martos: “Es como si te fusionaras con tu pareja…Los sentidos se agudizan, es una experiencia sensorial que se la recomiendo a todo el mundo”.

10. Jorge Jiménez: “Me gustaría ir porque ya son varias las personas que me lo han recomendado, ya que por lo visto no es solo la sensacion de paz que otros baños ofrecen, sino que además es destacable el trato personal que proporcionan sus trabajadores, con total disponibilidad y atención para hacerte sentir el protagonista. Todos los que me hablaron repitieron, así que, ¡estoy deseando ir!”

Es la opinión de personas que han disfrutado con su pareja de un baño y/o masaje en Hammam Al Ándalus y amablemente nos han querido contar su experiencia. Precisamente esto es lo que nos hace especiales, que nuestros clientes estén satisfechos y elijan nuestras instalaciones para “evadirse del mundo”, “olvidarse del tiempo” y “estar el uno con el otro”. ¿Qué te parece nuestro plan, algo romántico, no? ¡Te esperamos!

Texto completo