Quizá no tan conocido como el de otras grandes ciudades del sur como Córdoba, Granada o Sevilla, Málaga atesora una gran tradición andalusí que todavía se puede apreciar en su trazado urbano y que no hace mucho incorporó un nuevo elemento con el nacimiento de Hammam Al Ándalus Málaga, un privilegiado lugar para incluir en tu ruta cultural por Málaga.

Ruta cultural por Málaga

No en vano, ocho fueron los siglos en que Málaga fue uno de los puntos de referencia del Reino de Granada y, por supuesto, su principal acceso marítimo. De hecho, cuentan las crónicas que su conquista por parte de los Reyes Católicos el 13 de agosto de 1487, fue una de las antesalas de la conquista de Granada, cuya Toma se celebra cada día el 2 de enero.

Importancia de la Málaga nazarí

La Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro son quizá los puntos más significativos de la identidad árabe malagueña. Ambos tomaron su forma definitiva en el año 1348. Entonces, la ciudad contaba ya con 15.000 habitantes, dominados por el rey Muhammad Ibn Nasr y sus descendientes que, integrados en el reino Nazarí de Granada, resistirían hasta la llegada de Isabel y Fernando. De hecho, la historia musulmana de Málaga se va entrelazando con la de Granada casi de manera natural a lo largo de varios siglos, tanto por su coincidencia en la pertenencia al Reino Nazarí, como sus próximas en el tiempo incorporaciones a la Corona de Castilla.

Unos años antes de esto, Málaga fue el lugar donde se refugió Muley Hacén al ser destronado por su hijo Boabdil con el apoyo de la familia de los abencerrajes que habían regresado del exilio.

Posteriormente, durante la Reconquista, fueron proliferando por la ciudad y en los alrededores una cifra considerable de torres de defensa para la ciudad; así, al oeste Torre Molinos, al norte Puerto de la Torre (antiguo camino a Antequera), al noroeste las 11 torres de Alhaurín de la Torre, de las que no quedan restos, y la torre de Alhaurín el Grande y al este la Torre de Benagalbón.

Todos estos elementos, muchos de ellos hoy visibles para el visitante, han hecho que la llegada de Hammam Al Ándalus Málaga se realice en una ciudad que ha recibido como algo natural la recuperación de un espacio tan propio de su historia como el baño árabe, similar a los que, durante ocho siglos, disfrutaron sus habitantes.

Ahora ya es posible disfrutar y revivir la magia de un baño árabe actual en la Plaza de los Mártires nº5. Aquí podrás sentir la experiencia Hammam Al Ándalus, la cuál sólo es posible entender dentro de un espacio como el nuestro.

2 respuesta a “Málaga: sabor árabe por los cuatro costados”
  1. Sin duda el legado andalusí en Málaga es un tesoro por descubrir; me alegro y estoy deseando de el inicio de la andadura de Hammam Al Andalus en Málaga que además va a enriquecer la oferta cultural y de ocio de nuestra ciudad ¡

Comentarios cerrados.