Perseidas_granada_estrellas_webHubo un tiempo en el que Europa estaba sumergida en un oscurantismo alejado de ciencias y conocimiento. Gracias a los árabes, el misterio y la magia de galaxias y estrellas lejanas nos fue traído a un plano más próximo. Incluso se construyeron las llamadas tablas astronómicas, donde se recogía el movimiento y posición exacta de los cuerpos celestes. Siglos después continuamos celebrando este ritual de saber y belleza con las Astronoches de Hammam Al Ándalus.

Cada año sucede por la misma fecha. En torno al 12 de agosto podemos disfrutar de un auténtico cielo de verano. Durante esa noche ocurre un extraordinario acontecimiento, digno de observación y embelesamiento por parte de todos los públicos, adultos y niños, pues la magia es algo que no tiene edad. Las perseidas, o lágrimas de san Lorenzo, irrumpen en el horizonte infinito del firmamento. Su actividad pizpireta comienza a dibujar hermosas y rápidas estelas con una lluvia de meteoros. La claridad propia del verano nos permite ser testigos directos de un espectáculo para soñar con los ojos abiertos.

 

Lluvia de estrellas y constelaciones

Perseo, más conocido como radiante, hijo de Zeus y Dánae, da nombre a este aguacero de astros y luceros. Lo que ocurre durante una lluvia de estrellas es que un cometa pasa muy cerca de la atmósfera terrestre y podemos ver su estela y restos de su material, que se consumen en cuanto tienen contacto directo con la tierra. En el caso de las Perseidas se trata del cometa 109P/Swift-Tuttle.

night-768636_1280

Esa noche es muy fácil ver las constelaciones características de la época estival: Sagitario, Escorpio, Triángulo de Verano… El propio Perseo, astuto guerrero con la cabeza de Medea en su mano izquierda, se alza en el Noroeste alrededor de las 23.30 (hora peninsular). Para ver las Perseidas no es necesario mirar a la constelación, sino al arco alrededor de la misma.P8137032

 

Las estrellas y Al Ándalus  

Las estrellas más brillantes tienen nombres propios, dados por científicos árabes, muchos de ellos andalusíes durante la Edad Media. De esta manera, casi todos estos apelativos tienen una relación directa en su etimología con el árabe.

 

Su origen se remonta a los tratados árabes y las traducciones de tratados griegos y romanos. Vega (elnars-al-waki) es un águila aterrizando. Altair (elnars-el-tair) es un águila voladora. Y Alkaid (ka’id banat al na’ash) es la primera doncella de luto.

El buscador de estrellas

El astrolabio o buscador de estrellas, ya era usado por astrónomos, científicos y navegantes para orientarse con el Sol y las estrellas. Un astrolabio es una representación plana del cielo.

astrolabio

A finales de la Edad Media, los astrolabios realizados en Al-Ándalus producían una docena de mediciones directas (proporción de sombras, hora solar, horas de orto y ocaso…), además de dar la posición terrestre.

 

Siete es un número mágico

Los planetas conocidos como errantes o viajeros forman parte de la mitología clásica del cielo y son los más fáciles de ver a simple vista. Siete son los astros principales (Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno). Siete es también el número mágico y más recurrente en la historia.

 

Reconoceremos a Marte por su característico color rojo, aunque es difícil distinguir detalles a través del telescopio, salvo en oposiciones y buenas condiciones. Saturno destaca por su magnitud y, si miramos por el telescopio, incluso podremos apreciar sus anillos y satélites principales.

 

La experiencia de la Astronoche de Hammam Al Ándalus20140813_234810

Para disfrutar al 100% de una noche mágica de observación estelar es importante que sigas estos sencillos consejos.

  1. Tu ojo se adaptará mejor a la observación si evitas el contacto directo con fuentes de luz.
  2. Es normal que las temperaturas bajen durante la noche, por eso es importante que lleves ropa de abrigo. En especial mantén arropados tus pies y cabeza.
  3. Seguro que sentirás hambre durante algún momento de la noche. Es importante contar entre nuestro avituallamiento con un aperitivo. De esto, nos encargaremos nosotros.
  4. El instrumental astronómico es sumamente delicado, por eso, si tienes cualquier duda, es importante que consultes a los monitores.

 

 

Será una noche para soñar con los ojos abiertos. Y es que, ya lo decía Theodore Roosevelt: “mantén tus ojos en las estrellas y tus pies sobre la tierra”.