Turismo

Feria de Málaga: la mejor fiesta del verano

Este año se celebra del 15 al 24 de agosto. Semana grande en Málaga, con miles de turistas y propuestas para disfrutar de día y de noche, transitando de la playa al Centro, del merendero al recinto ferial, de los espetos de sardinas a la caseta con vinito dulce, del bikini al traje de faralaes. Así es Málaga, distinta en todo, hasta en su Feria, biznaga blanca que ofrece aroma y estallido de verano.

Comenzó para celebrar la toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos en agosto de 1487, y para festejar a la patrona, la virgen de la Victoria. Desde entonces, pasó por distintos lugares de celebración (el Muelle de Heredia, el Parque, el Real). Entonces, no dejaba de ser una pequeña fiesta ciudadana, un espacio mínimo para la felicidad de sus ciudadanos en pleno verano. Pero ya ha crecido y ya no es solo una fiesta local, sino universal.

El Albaicín de Granada cumple 25 años como Patrimonio de la Unesco

“Granada es apta para el sueño y el ensueño, por todas partes limita con lo inefable…,” dijo Federico García Lorca de su ciudad natal. Y uno de los barrios más inefables para el ensueño, de cuantos pueden visitarse en España, es sin duda el Albaicín.

En 1994 fue declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad por su “rico legado de la arquitectura árabe vernacular con la que armoniosamente se combina la arquitectura tradicional andaluza”, uniéndose al ya reconocido conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife.

Madrid se viste de verbena y cultura en San Isidro

La capital de España no es solo una ciudad administrativa, villa de la Corte y recorrido por palacios, parques y museos. También nos demuestra que sabe disfrutar la calle y su alegría, la cultura, la tradición y los lazos afectivos. Del 10 al 15 de este mes celebra su patrón, San Isidro Labrador, su gran fiesta para madrileños y visitantes. Madrid, siempre plural, cosmopolita, acogedora, centro de un país con futuro y una de las más grandes y bellas ciudades de Europa, no olvida sus raíces ni su patrimonio ni su calidad de símbolo de democracia y movida. Durante una semana, decenas de actividades de todo tipo, de las que señalaremos algunas, invitan a la gente a participar en la primavera del amor.

Córdoba irradia primavera con Patios, Cruces y Feria

Durante el mes de mayo la ciudad de Córdoba concentra sus fiestas más significativas: las Cruces, los Patios y la Feria. Córdoba irradia primavera en cada calle, cada plaza y los patios privados que se abren al público.

Desde el día 1 hasta el 5 de mes se inaugura el concurso de arreglos florales y otros elementos naturales en torno al símbolo cristiano de la cruz. Más de 50 cruces se sitúan en calles y placitas de casi todos los barrios. Se puede coger un plano para hacer el recorrido o bien pasear sin rumbo y encontrarlas al azar. Turistas y autóctonos admiran su belleza en cada emplazamiento.

Semana Santa o celebración de la primavera

Más que santa, sagrada, en cuanto a su sentido religioso, pero menos santa porque la población la vive desde cierta paganía, como fiesta de primavera en la que beber, comer y salir a las calles. Incienso y cera, sí, pero además bares y restaurantes.

Sin duda, esta semana de tradición católica, cultura popular y arte acumulado durante varios siglos, nos despierta a la luz y a nuevas sensaciones en esta estación.

Si visitas Málaga solo un par de días, encuéntrate contigo

Si visitas Málaga solo un par de días, no te comportes como cualquier turista que se precipita por intentar conocer todos sus rincones y ofertas. No podrás recorrerlo todo, aprenderlo todo, así que busca y encuentra tu propia experiencia, aquella que te hará diferente, te reconfortará y te convertirá en alguien más sabio de sí mismo.

Propuestas para enamorarse de Madrid

Madrid es una ciudad para disfrutar durante cada una de las cuatro estaciones del año. Otoño, invierno, verano y primavera. Y es que cada una de ellas nos muestra una postal distinta y hermosa de la capital gatuna. Os dejamos una serie de propuestas. Para que os enamoréis aún más de la urbe que nunca duerme.