Las ciudades nos susurran relatos muy antiguos al oído. Lo hacen mediante sus calles y su patrimonio. Tesoros que después de siglos, permanecen entre nosotros. Nos pertenecen y están repletos de historia. Uno de estos lugares mágicos se encuentra en Granada. La Calle Real Alta de la Alhambra, que constituía el principal eje de la Medina.

Calle Real Alta, un tesoro medieval en Granada que abre una vez al año

Abierta una vez al año

Esta travesía no está abierta al público habitualmente, por motivos de conservación. Pero la Calle Real Alta se mantiene desde la época medieval. Y una vez al año el Patronato de la Alhambra y Generalife permite el paso y entonces se puede caminar por ella. El visitante puede rememorar los días en los que nuestros antepasados transitaban por ella.

En esos tiempos era la vía principal de la Medina o ciudadela de la Alhambra. Como suele ocurrir en las arterias más importantes de un lugar, a lo largo de sus aceras se encontraban edificios públicos, pequeñas fábricas y también viviendas. Era zona residencial y también lugar de ubicación de los talleres artesanos que servían a la corte nazarí.

Una calle repleta de historia

El trazado de este eje central comenzaba en la Puerta del Vino. Desde ella se divisaba de fondo la entrada a la Alcazaba. Y se extendía hasta el lugar donde actualmente encontramos el Parador de San Francisco y el Palacio de los Abencerrajes. Diversas edificaciones llamarán la atención del paseante en la actualidad.

 

Calle Real Alta, un tesoro medieval en Granada que abre una vez al añoLa casa nazarí

Una de ellas es la casa nazarí mandada a construir por Muhammad III en el año 1304 y construida en los últimos años del siglo XIII o primeros del XIV. Como era tradicional, la vivienda se organizaba alrededor de un patio y una alberca central que refrescaba los calurosos veranos en Granada, mejoraba la iluminación de las salas más cercanas y actuaba como espejo, ya que las aguas se reflejaban en la decoración de los pórticos.

También tenía crujías de habitaciones en los cuatro lados, aunque solo conserva la sala occidental y la meridional. La sala principal sigue teniendo sus yeserías y por eso su visita resulta de gran interés. Es un legado muy importante, ya que se trata de uno de los edificios más antiguos del recinto nazarí.

Calle Real Alta, un tesoro medieval en Granada que abre una vez al año

Museo de Ángel Barrios

Pero la Calle Real es mucho más. La Iglesia de Santa María de la Alhambra, construida en el siglo XVII sobre el solar de la Mezquita Mayor, se encuentra en el tramo próximo a la entrada de la Alcazaba. En este punto también se conserva de manera parcial el baño de la casa en la que nació y vivió el músico Ángel Barrios. Hoy en día este lugar es un Museo que rinde homenaje a su figura y al ambiente intelectual que imperaba a principios del siglo XX.

Abierto una vez al mes

Para revivir las historias escondidas por siglos en esta calle y en otros lugares de Granada, lo mejor es consultar la programación del Patronato de la Alhambra y Generalife, ya que habitualmente abren lo que ellos denominan el espacio del mes. Deja que la historia te coja de la mano y disfruta de los relatos que te susurran sus rincones.

Dinos lo que piensas