Dice que los tuits son un invento que los poetas japoneses ya practicaban con los haikus hace miles de años. La poesía de Jesús Aguado tiene su propia maleta viajera.

Jesús Aguado, el poeta del amor y el conocimiento

Con ella este traductor y antólogo ha recorrido algunas ciudades de España, desde Madrid a Barcelona, pasando por Sevilla y Málaga. Y hasta se ha trasladado a las orillas del río Ganges, viviendo durante un tiempo en Benarés. Con el país de los mil colores tiene el poeta una relación muy especial y ha traducido varios libros relacionados con la cultura de la India. Allí también se interesó por las distintas tradiciones de la poesía devocional.

Este poeta comenzó a publicar en 1984, con sus Primeros poemas del naufragio (Cuadernos de la memoria, Sevilla). Su obra continúa con Mi enemigo en 1987 y Semillas para un cuerpo en 1988. Pero, sin duda, un título que está marcado de manera especial en su carrera es Los amores imposibles, libro que le hizo ganador del Premio Hiperión en 1990. El amor, ese tema universal que tantos sentires nos ha regalado la literatura y al que tantos poemas ha dedicado este madrileño-sevillano.

Tres años después, en 1993, publica su Libro de homenajes (Hiperión). Y ve también la luz en 1996 El placer de las metamorfosis, ¡cuántas de estas experimentadas a lo largo de nuestra vida! Esta vez, una antología de sus poemas desde 1984 hasta 1993. Dos años después, en 1998, publica El fugitivo. A partir de ese momento comienza a publicar un libro por año. Piezas para un puzzle en 1999. Los poemas de Vikram Babu en 2000. Y Heridas en 2004.

En 2005 publica La astucia del vacío. En la web de literatura Los libreros escriben que posiblemente sea su mejor libro. “La esencia pacientemente destilada, de un enorme material narrativo que el autor fue recogiendo a modo de diario personal durante los casi 20 años en los que ha estado recorriendo el corazón de la India. Benarés en la ciudad en la que ha vivido durante más tiempo en la que ocurren la mayoría de las situaciones de este libro plural y maravilloso”.

Cuatro años más tarde, en 2009, publica Verbos. Este libro indaga los dos ámbitos temáticos predilectos del autor: el amor y el conocimiento. Ambos sufren un movimiento de amplitud: el amor se bifurca y el saber sobre el mundo se dispersa, se va disgregando en pequeños átomos de significado que contienen al mismo tiempo certezas e incertidumbres.

Además, ha traducido varios libros relacionados con la cultura de la India y preparado una edición de poetas devocionales de ese país: “Antología de poesía devocional de la India”, 1998. Es articulista del diario La Opinión y codirector de varias colecciones de poesía, entre ellas MaRemoto, junto a la poeta Aurora Luque.

En Hammam Al Ándalus tenemos el honor de contar con las palabras de Jesús Aguado para poner voz al almanaque de este mes de diciembre. En nuestros baños árabes nos sumergimos en las aguas de la sabiduría. Porque, como dice el poeta “Uno se introduce en el palacio de las aguas tranquilas y sabe a qué ha venido: a ponerse en paz con la existencia, a disfrutar del hecho milagroso de la vida, a extraer lo mejor de sí mismo para que nunca más nadie ni nada le aparte de su camino”.