Dijo William Shakespeare que “todo viajero guarda a Granada en su corazón, aún sin haberla visitado”. Lo que no mencionó el dramaturgo es que la ciudad de la Alhambra ofrece tantas caras al visitante, que su alma se torna camaleónica. Un mosaico que nos hará recorrer, sin remedio, una cara dotada de una belleza eterna. Elijamos el atajo que elijamos. A pesar de los siglos de su existencia. ¿Con cuál de estas rutas te quedas?

5 rutas para conocer una Granada diferente

La ruta por la Granada oscura: toda ciudad tiene sus secretos. Y Granada no iba a ser menos. ¿Quieres conocer los sucesos escalofriantes que un día fueron protagonistas de sus calles? En esta ruta de leyendas habrá voces del más allá y casas encantadas. También espectros de otra época, que se han quedado atrapados en los lugares de sus vidas. El lado paranormal de la ciudad tiene parada en muchos de sus enclaves más idílicos.

El Albaicín es famoso por ser el barrio que acoge a más gente foráne. Y esconde creencias paganas y rituales que llevan a la locura. La Plaza Bib-Rambla, donde en algún momento de la historia los granadinos aclamaron la quema de brujas por su supuesta adoración al maligno. Y otras historias de canibalismo, que se dieron durante la época medieval. Sin duda, la ruta por la Granada misteriosa, ofrece una cara diferente, que durante dos horas mantendrá al visitante expectante.

La ruta lorquiana: personas de todo el mundo se acercan a Granada para conocer más de cerca a su poeta más universal, Federico García Lorca. Esta ruta está diseñada. E incluye más de una veintena de rincones. Donde el rastro del autor de Bodas de Sangre sigue presente. Comienza en la Huerta de San Vicente. Lugar donde el matrimonio García Lorca estableció su casa de verano entre 1926 y 1936.  

También está en este recorrido el restaurante Chikito. Que de 1915 a 1929 fue el Alameda, un café en el que Lorca leyó algunos de sus primeros poemas y recitó conferencias antológicas. El visitante pasará por otros muchos lugares. Entre ellos, centros donde el poeta estudió bachillerato, derecho o música. Para acabar en la Huerta del Tamarit, un refugio de su prima Clotilde García. Donde el artista acudía para ahogar sus penas y conflictos sentimentales. En 1922 empezó a escribir allí el poemario Casidas y gacelas, que homenajea a  los poetas árabes de Granada.

Ruta de pasadizos junto a la Alhambra: toda superficie tiene su reverso. Este recorrido dura aproximadamente dos horas. El visitante podrá visitar pasadizos, que conectaban con las mazmorras. Situadas en la colina donde está ubicada la Alhambra. Paralela a la Colina de la Sabika. También pasará por las antiguas prisiones de la Colina del Mauror. La ruta acabará en la Ermita de los Mártires. Lugar idílico de obligatoria visita por su belleza. Que, sin embargo, también ubicaba en su interior mazmorras. En honor a los mártires, lugar que le da nombre, los Reyes Católicos construyeron sus preciosos jardines.

5 rutas para conocer una Granada diferente

La historia de la transformación de Granada: mucho hemos leído y nos han contado sobre cómo la ciudad pasó de ser morisca a cristiana pero, ¿cómo ocurrió esta conversión? Hay que viajar al pasado para descubrirlo y en este tour te prometen que lo harás. Aunque hayan pasado más de cinco siglos desde este cambio, aún encontramos la coexistencia del pasado morisco de Granada, junto con el presente cristiano. Pasear por la Plaza Bib-Rambla para toparse con enorme conjunto de la Catedral y seguidamente pasar por La Madraza. Los olores típicos de la artesanía tradicional en la Alcaicería y el encanto de las laberínticas calles del Albaicín.

Visitas teatralizadas por Granada: toda historia tiene a sus protagonistas y a veces nos encantaría conocer de su viva voz las penurias y alegrías que pasaron para entender mejor el pasado. En estas rutas los actores encarnarán a estos nobles protagonistas. El mercader de sedas es un relato ambientado en el Siglo de Oro y conoceremos la sociedad, la economía y la religión a finales del siglo XIV, cuando el negocio de la seda vivía sus mejores días.

En el ambiente de la ciudad durante el primer tercio de siglo. Federico vive en el centro de Granada recrea el ambiente de Granada durante el primer tercio del siglo y nos acerca al joven Lorca como músico, enamorado de su ciudad y de las cosas pequeñas. El visitante descubrirá su verdadera esencia, ya que “sus allegados decían que cuando estabas con Federico, no hacía ni frío ni calor, hacía Federico”. También está la ruta de viajeros románticos, que se dio durante el siglo XIX y que tiene como protagonistas a escritores y artistas como Alejandro Dumas o Washington Irvin.