Forma parte de la historia de Al Ándalus. Un capítulo demasiado breve, ya que la ciudad brillante solo estuvo en pie 70 años debido a la guerra. El poeta andalusí Isner Allí cuenta que esta metrópoli surgió de una historia de amor. Azahara era una esclava del harén del Califa que cautivó tanto el corazón de Abderramán III. Este mandó a construir para ella una hermosa ciudad que sigue en pie desde entonces. Y que desde el pasado 1 de julio es Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Medina Azahara, la ciudad brillante, patrimonio de la humanidad

La Ciudad Califal de Medina Azahara fue declarada hace unos días Patrimonio Mundial de la Humanidad. De esta manera Córdoba, única ciudad en el mundo con cuatro monumentos reconocidos por la Unesco (Mezquita, Judería y Patios) sitúa a España en el tercer lugar de este ranking mundial, detrás de China e Italia. La ciudad brillante fue también una ciudad fugaz, que solo duró en pie 70 décadas, debido a las guerras que se produjeron durante Al Ándalus.

La ciudad brillante supone el máximo exponente arquitectónico y artístico de la dinastía omeya. Abderraman III decidió levantar la Medina Azahara a 7 kilómetros de Córdoba entre los años 936 y 976 para poder gestionar todas las labores administrativas y residenciales del califato. Estudiando el terreno decidieron construirla en torno a tres alturas. La más alta estaba destinada a la residencia de la familia real. Allí también se desarrollaba la función privada y la gubernativa.

Medina Azahara, la ciudad brillante, patrimonio de la humanidad

Cuentan que, como todas las historias que quedan en el imaginario colectivo popular para la posteridad, Madinat al-Zahra surgió de una historia de amor, la de Abderramán III con Azahara. Y constituyó el más bello testimonio de esplendor de Al Ándalus, ya que no había ciudad más bella en el mundo que la ciudad brillante. Sin embargo, otras voces dicen que el califa merecía una ciudad que reflejara la grandeza de la dinastía Omeya y por eso fundaron esta maravilla a los pies de Sierra Morena, frente al valle del Guadalquivir.

Parece que la historia así lo documenta y Abderramán III escribía en sus memorias: “este año como el anterior grabación a las arcas del tesoro para la construcción de su ciudad palacio Medina Azahara. Hemos finalizado el salón del trono. Ahora todo el conjunto es tan inmenso y complejo como Samarra, el paacio de los Abásidas. Y ahora me corresponde a mí pagar a los maestros canteros, los talleres de tejidos, los orfebres de oro y los broncistas que están forjando las nuevas fuentes de Medina Azahara”.

Medina Azahara, la ciudad brillante, patrimonio de la humanidad

Su breve existencia no le impidió ser el máximo exponente de arquitectura y arte de la dinastía omeya. En Medina Azahara había espectaculares columnas de mármol rojo, capiteles de oro y piedras preciosas. Ahora que cuenta con el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad queda reconocida la riqueza de sus detalles y calidades; además de su historia: fue una ciudad levantada para plasmar una ideología, un concepto único en su tiempo.  

Medina Azahara es extraordinariamente importante para Andalucía y para España por ser el yacimiento más grande del país. También es un testimonio único del urbanismo Califal temprano. Estamos muy contentos de esta gran noticia y esperamos que muchas personas se acerquen a esta maravilla para poder visitarla y conocer su historia de cerca, ya que mucha gente aún desconoce su existencia.